lunes, 23 de marzo de 2015

Un adios a nuestra hermana

Manuelita Gonzales...... Adiós

partisteis en raudo vuelo
te fuisteis directo al cielo
para estar juntito a dios

Cuando ni lo presentimos
una poetisa se nos va
hacia donde llegará
en nuestra alma lo sentimos
al padre eterno pedimos
los poetas a viva voz
y le rogamos a dios
la acoja en su seno
y será nuestro ángel bueno
Manuelita González,....... Adiós.

Vivirás eternamente
en los nobles corazones
que no admite razones
de la vida consecuente
deambulando cual demente
en vigilia, en desvelo
la muerte en su raro celo
te llama muy presurosa
oh, poetiza grandiosa
partisteis en raudo vuelo.

Siempre vamos a recordar
cual si ayer hubiese sido
tu poema tan sentido
tu estilo de declamar
que al terminar en un cantar
siempre armaba gran revuelo
en Huacho, que fue tu suelo
guardara en su corazón
te llorará con razón
te fuisteis directo al cielo.

Junto a "Rogaes", junto a "Zita"
ellos te antecedieron
de esta trilogía, fueron
como el agua bendita
que en el corazón palpita
con la plegaria a dios
y estos versos para vos
en la triste despedida
partisteis de esta vida
para estar juntito a Dios.


VICTOR JOSÉ LA CHIRA ACEVEDO

JOLA

(Publicado 6/5/2012 Fuente: http://sociedad-depoetas.blogspot.com/2012/05/nos-dejo-flores-blancas-para-manuelita.html

domingo, 22 de marzo de 2015

EL HUERFANITO

En un cementerio olvidado
de una pequeña ciudad,
se va acercando la noche
tiende su manto de armiño,
y en la puerta… clama un niño
suplicando caridad.

Extiende su tierna mano
y murmura una plegaria;
“señor, señora, señorita,
caballero yo le pido”
que dé una propinita
para comprar un ramito
de esa flor,… que es muy bonita,

Quiero llevarla a la tumba
de mi santa madrecita
hoy que es “2º domingo de mayo”
he luchado sin desmayo
más no he podido juntar
para poderle comprar
claveles, rosas o margaritas

Mi madre que tanto me quiso
dios al cielo la llevó
y solito me dejó
con mi “tata”, el pobrecito
que estaba muy enfermito
por la pena de tu ausencia
“madre”, ya sin tu presencia
se apagó cual farolito
y en su loco delirio
te llamaba por tu nombre
y llorando como un hombre
cansado ya se dormía.

Así pasaron diez años
y una tarde de repente
frente a mi rancho la gente
con gran estupor veía
un trágico final sucedía.

Ahí en mi humilde morada
mi enfermo padre moría
víctima de un ataque
que la vida le segó
cayó al suelo fulminado
pues su corazón cansado
no soportó mas la pena
y se fue a la eternidad.

Ahora,… me encuentro solito
triste y abandonado
“dios”, dime porqué me has dado
este destino incierto
sin “mamita”, mi “tata” muerto
ya no tengo más consuelo
elevo mi plegaria al cielo
ser huérfano es mi destino

Diosito,… no te reprocho
mis quejas te voy a dar
porque te llevaste a los seres
que su amor a mi me daban
ellos a mi me cuidaban
ahora,… un huérfano soy
no me importa dónde voy
ya no me importa el día

No siento pena, ni alegría
no hay abrigo, no hay consuelo
para mï… es solo caminar
errante, sin rumbo fijo
en este escabroso suelo
de esta sociedad soy el hijo

¡Oh! mi dios, yo te pregunto
¿porqué a mi me hiciste esto?
ya no tengo una ilusión
solo pena y aflicción
la sufro y no me quejo
solo te pido me cuides
que a mi ¡mamá” y a mi “tata”
le digas que aca en tu suelo
me protejan desde el cielo

pues un huerfanito soy.

SOLO PARA TI

Soy un alma desolada
que por la vida transito
a veces; me paro y medito
en forma desesperada.

Hacia dónde va mi vida
por qué esta soledad,
es muy cruel mi orfandad
que hace sangrar mi herida

En el sendero escabroso
mi penas voy arrastrando
volteo la vista y estoy mirando
todo incierto y pavoroso.

Fue un día primaveral
que feliz te conocí
del momento que te vi
fue una dicha celestial.

Cuando al rose de tu piel
mi corazón palpito
tu pupila irradio
la ternura de un vergel.

Ahora muy distante estas
no permites que te vea
mas lo que pase; lo que sea
no me prohibirá que piense en ti.

Mujer, mi diosa, mi querubín
ángel de ni inspiración
te entrego mi corazón
en el día de “San Valentín”

sábado, 28 de febrero de 2015

EL ADIOS A UN AMIGO

Para estar juntito a Dios
partiste en  raudo vuelo
te fuiste directo al cielo
“LUCIANO LERTORA”: . .ADIÓS

Realmente es doloroso
ya ni el gato, ni el jilguero
te oirán en el sendero,
todo queda silencioso
te marchaste  a tu reposo
acallándose ya tu voz
por el designio tan atroz
que guía al ser humano
te ha s ido mi  buen hermano
para estar juntito a Dios.

“Ya era muy viejecito”
fue tu último poema
sobre un reflexivo tema
que hoy lo pienso y lo medito
rogando al Dios bendito
que te a coja, es mi anhelo,
ya no estás en este suelo
muy ufano te marchaste
y muy tristes nos dejaste.
partiste en raudo vuelo.

Con tu galana figura
los viernes nos deleitabas
y en nuestras almas dejabas
tu mensaje de ternura.
Hoy. . . recorres la llanura
ya estas frio, como el hielo
pero es, y será mi anhelo
que allá arriba estés versando
para seguir declamando
te fuiste directo al cielo.

Siete y treinta de la noche
último abrazo, yo te di
y tu saludo lo sentí
en verso haciendo derroche
sellando así con un broche
con tu dulce y varonil voz
de una despedida atroz
de tu inspiración y pluma
te vas viajando entre bruma
“LUCIANO LERTORA”: . .ADIÓS

viernes, 27 de febrero de 2015

LA CARTA QUE NO LLEGO A TUS MANOS

Hoy es un día lluvioso como los tantos de este mes
estoy sentado bajo el cerezo, testigo de nuestro amor
el aire y su fresca brisa, acaricia en mi tez
aun siento entre mis brazos. Tu perfume. Tu candor.

Has partido de mi lado, tal vez para no volver
porque así te lo obligan, quienes rigen tu destino
me has prometido que nunca, olvidaras nuestro querer
pero talvez cuando partas, me olvidaras en el camino.

Nuestras quince primaveras, llenas de ilusiones están
nuestros tiernos corazones, tan solo saben amar
quizás con la lejanía, los sentimientos cambiaran
pero en nuestros corazones nunca se podrán borrar.

Te escribo esta misiva, con lágrimas en mis ojos
por todo lo que te adoro desde que te aprendí amar
estoy triste, acongojado, así postrado de hinojos
te lo juro, te prometo, que no te podre olvidar.

El tiempo cura los males, me repetía mi abuela
dudo que el mío pueda, curarse en algún momento
son amores de estudiantes, que se inician en la escuela
pero yo aquí prometo, y te doy mi juramento.
    -o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

......... Y esta carta no llegó
por culpa del mal correo
porque alguien la dejó
en un rincón olvidada
y fue así que dos corazones
que se adoraron desde niños
hoy con el paso del tiempo
se encuentran solos y sin cariño.

A cuantos de nosotros mismos
esta historia es nuestra vida
tal vez hasta aun la memoria
con los años rememora
a nuestro primer gran amor
de nuestra juventud primera
grabada está en nuestra alma
y quedara imperecedera.

MAMÁ, MAMITA DE MI VIDA

Mañana domingo madre adorada
muy temprano estaré en tu casa, ya vacía,
al entrar veré tu foto en la sala colgada
y al contemplarla sentiré una inmensa alegría.

Hurgaré por todos los rincones
te llamaré: ¡mamá!, ¡mamita de mi vida!
y repetirá el eco mi voz, mis emociones,
y quedará mi alma, lo juro, muy adolorida.

Te imaginaré en tu silla sentadita
zurciendo calcetines, trapos, mi camisa,
con tus suaves manos ¡oh madre bendita!
con ese inmenso amor y tu amplia sonrisa.

Acariciaré mil veces tu blanca cabellera,
besaré ansioso tu frente ya arrugada,
sabiendo que solo es una quimera,
sentiré el tierno calor de tu mirada.

Buscaré tu tibio y maternal regazo,
hundiré mi rostro en tus manos vacías
cual cuentas de cristal hecha pedazos
mis lágrimas rodarán por mis mejillas.

Te veré como antes al pie de tu fogón
preparando mi potaje preferido,
añorando el sabor de tu sazón
que guisabas con amor para tu hijo querido.

En el jardín, las flores que tu misma sembraste,
estarán floreciendo como en aquellos días,
que con paciencia y amor las cultivaste,
mostrarán sus bellos pétalos con alegría.

Iré de vista al camposanto,
llegaré con una flor, hasta tu tumba fría,
para rezar una oración en el altar sacrosanto,
por todo el amor que me diste ¡oh madre mía!

Cada mañana a Dios elevo una oración,
le rezo, como tú de niño me enseñaste,
ahora adulto, te doy en esta mi canción,
el tierno afecto que en mi vida dejaste.

¡Madre adorada! en éste tu día,
quiero cantarte mi canción con emoción,
con recuerdo tierno, con inmensa alegría,
y estos sentimientos de mi corazón.

UN ADIÓS PARA ALICIA

Cuando no lo presentimos,
una vida se nos va...
¿hacia dónde se dirige?
¿hacia donde llegará?
camino estos senderos
de alegría, pena y llanto
y el señor tendió su manto
pa’ llevársela al más allá.

Con su dulzura sin par
y su bondad cotidiana
salía cada mañana,
a sus colegios a dejar
al “tesoro” que llamaba
pues dios así la bendijo
dándole a sus dos hijos
que eran su felicidad.

Fueron creciendo... y la vida
que lo tenía trazado,
le dio un soltero, otro casado
y de nietos... otro par.
vivió feliz en su quinta
donde todo era armonía,
aún luchando cada día
para el sustento alcanzar.

Ahora parte alborozada
a la gloria del señor
dejando un legado de amor
a los que la conocimos,
y un recuerdo muy grato
que por siempre quedará
y jamás se borrará...
del corazón de sus hijos.